Estanterias sin tornillo

Estanterías metálicas sin tornillos

La estantería está diseñada para el almacenaje manual de cargas medias y ligeras y, debido a su versatilidad, se puede adaptar a cualquier configuración deseada. Está fabricada en acero y sus acabados superficiales pueden ser pintados o pregalvanizados.

Una de las características más identificativas de estas estanterías es la ausencia total de tornillos y soldaduras; todos sus componentes están fabricados en una única pieza, lo que le proporciona una mayor resistencia y durabilidad a un menor coste.

Los largueros y travesaños que soportan los estantes van encajados en los puntales ranurados, lo que convierte al montaje de estas estanterías metálicas en una tarea muy sencilla, solamente se necesita un martillo de goma o de cabeza de nylon.

Los puntales van ranurados a lo largo de toda su longitud con el fin de facilitar la configuración de estantes a los diferentes tipos de almacenes o a lo que el usuario necesite.

Las aplicaciones de este sistema de almacenamiento son numerosas ya que aparte de las estanterías convencionales, pueden configurarse mesas y bancos de trabajo, bobineros, estanterías específicas para el almacenaje de neumáticos, carritos de taller e incluso botelleros.

Con el sistema de estanterías sin tornillos también se pueden hacer estructuras de almacenaje con pasillos elevados, es decir, pisos de estanterías comunicados por pasillos a los que se accede por una escalera, lo que permite duplicar e incluso triplicar en altura el espacio de almacenaje.

Estanterías sin tornillosEstantería Carga ligera

Estanterias sin tornillo

Estanterías metálicas sin tornillos

La estantería está diseñada para el almacenaje manual de cargas medias y ligeras y, debido a su versatilidad, se puede adaptar a cualquier configuración deseada. Está fabricada en acero y sus acabados superficiales pueden ser pintados o pregalvanizados.

Una de las características más identificativas de estas estanterías es la ausencia total de tornillos y soldaduras; todos sus componentes están fabricados en una única pieza, lo que le proporciona una mayor resistencia y durabilidad a un menor coste.

Los largueros y travesaños que soportan los estantes van encajados en los puntales ranurados, lo que convierte al montaje de estas estanterías metálicas en una tarea muy sencilla, solamente se necesita un martillo de goma o de cabeza de nylon.

Los puntales van ranurados a lo largo de toda su longitud con el fin de facilitar la configuración de estantes a los diferentes tipos de almacenes o a lo que el usuario necesite.

Las aplicaciones de este sistema de almacenamiento son numerosas ya que aparte de las estanterías convencionales, pueden configurarse mesas y bancos de trabajo, bobineros, estanterías específicas para el almacenaje de neumáticos, carritos de taller e incluso botelleros.

Con el sistema de estanterías sin tornillos también se pueden hacer estructuras de almacenaje con pasillos elevados, es decir, pisos de estanterías comunicados por pasillos a los que se accede por una escalera, lo que permite duplicar e incluso triplicar en altura el espacio de almacenaje.

Estanterías sin tornillosEstantería Carga ligera

Lamentamos las molestias.

Realice una nueva búsqueda sobre su interés